Botox

La toxina botulínica, más conocida como botox (la marca del primer medicamento de este tipo que se comercializó), es en realidad la toxina que produce el botulismo. Sin embargo, se aprovecha su capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para las arrugas de expresión, que es por lo que más se la conoce. Entre sus numerosas aplicaciones médicas destacan:  El estrabismo, Las distonías, El blefaroespasmo, Las algias vertebrales, La migraña, La hiperhidrosis, La incontinencia urinaria en parapléjicos.

Acido Hialurónico

El ácido hialurónico pertenece a la familia de los glicosaminoglicanos y está presente de manera natural en cada una de las células del cuerpo, aunque se encuentra en mayor concentración en las capas externas de la piel y las articulaciones. Cuando se aplica el ácido hialurónico se puede disfrutar de sus beneficios, que van desde rellenar arrugas del rostro hasta regenerar el tejido cartilaginoso.

Por esto es uno de los máximos referentes del sector de la belleza corporal porque tiene la capacidad de eliminar líneas de expresión y cicatrices y restablecer volúmenes faciales (por ejemplo, los labios). 

Close Menu